AMD confirma que los nuevos procesadores Ryzen con GPU Vega no funcionan en placas antiguas con BIOS desactualizadas

 

Algunos usuarios se han encontrado esta semana con una amarga sorpresa al comprar uno de los nuevos procesadores AMD Ryzen 2400G o 2200G que acaban de llegar al mercado con iGPU Vega, ya que estos nuevos procesadores parecen no funcionar en placas base antiguas a las que no se les ha actualizado la BIOS previamente.

AMD se refiere en un comunicado a este problema, siendo necesario actualizar las placas base previamente para poder utilizar estos procesadores. Este proceso puede llevarse a cabo de dos formas, o con un procesador antiguo Ryzen que nos permita actualizar la BIOS para luego cambiar a los nuevos modelos, o con aquellas placas que disponen de un BIOS Flashback o Recovery que nos permite actualizar la BIOS desde un pendrive sin necesidad de tener una CPU funcional o arrancar el equipo.

El otro dato curioso es que AMD se refiere a estos procesadores ya como de segunda generación, por lo que es esperable que los nuevos procesadores de sobremesa de serie 2000 sufran este mismo problema con placas base con chipsets serie 300. Mientras que los nuevos modelos de placas base con chispets serie 400 no sufrirán este problema.