Análisis – Razer Naga Trinity

 

 

 

Conclusiones

 

 

El nuevo Razer Naga Trinity mejora lo que ya habíamos visto en su versión Naga Hex V2 o Naga Epic Chroma, ya que si mientras el punto débil de los dos anteriores modelos era su especialización para juegos muy concretos, la versión Trinity al disponer de laterales intercambiables nos permite una opción totalmente ajustable a cualquier tipo de necesidad. Esto me permite en concreto utilizar los dos botones para los shooters y cambiar en cualquier momento al lateral con siete botones si paso a jugar a un MOBA como League of Legends.

No por ser configurable se han perdido las características originales de los anteriores Naga mencionados, ya que el sensor de 16.000 DPI y el Ultra Polling de 1000Hz sigue haciendo maravillas en cuanto a precisión. Mientras que la forma ergonómica heredada de los otros modelos hace maravillas con la comodidad.

Pese a incluir las tres opciones, el precio del ratón apenas se ha incrementado, ya que podemos adquirir este modelo por apenas poco más de 100€, mientras que el resto de Naga pueden adquirirse por poco menos que este precio.

Como conclusión debo decir que me ha parecido un concepto muy interesante e ideal para aquellos que no convencidos con el Naga Hex V2 o el Naga Epic Chroma los habían descartado de su posible cesta de compra para buscar una opción más clásica, pero por otro lado, echan de menos la posibilidad de disponer de mayor numero de botones en algunas ocasiones, ya que no siempre jugamos a los mismos juegos.

El nuevo Razer Naga Trinity nos permite tenerlo todo sin tener que recurrir a disponer de varios ratones diferentes y desde mi punto de vista soluciona el problema del resto de Naga de ser tan específicos para MOBA o MMO. Por lo que finalmente hemos optado por ofrecerle nuestro máximo galardón OCKD Platino, sin duda destacando este modelo como una de las opciones más ideales para cualquier tipo de gamer.