Brian Krzanich, CEO de Intel, vendió la mitad de sus acciones de la compañía antes de que se conociera el fallo de seguridad en sus procesadores

 

Según hemos podido leer en Gizmondo, Brian Krzanich, CEO de Intel vendió una importante parte de su monto de acciones de la compañía justo antes de que se conociera el grave fallo de seguridad que afecta a los procesadores de la compañía durante los últimos 20 años. Esta venta corresponde a cerca de 250.000 acciones de Intel, quedándose con tan solo otras 250.000 que es el mínimo exigible para ser CEO en la compañía.

Cualquiera podría pensar a que se debe a una simple casualidad, pero resulta muy llamativo que la cabeza más importante de Intel decidiera deshacerse de 11 millones de dólares en acciones justo antes de que se descubriera un fallo de seguridad tan importante en su producto. Hasta ahora e incluso después de haberse descubierto el fallo de seguridad (se estima entre octubre y noviembre según los rumores), el CEO continuaba hablando de un aumento de la capitalización de la compañía hasta los 300.000 millones de dólares, lo cual habría aumentado el precio de las acciones al menos en un 4% si los cálculos daban frutos.

Estos últimos datos hacen todavía más sospechoso si cabe la venta de las acciones, ya que por lo general nadie vende con la seguridad de que estas van a subir de valor y mucho menos un CEO de una compañía tan importante que podría provocar una desconfianza total en el resto de los inversores. De hecho, en el articulo citado se llega a hablar de que quizás el CEO actuó en la negociación con información privilegiada, algo que en EEUU puede conllevar algunas sanciones si llega a demostrarse.

Sin duda ahora mismo Intel se encuentra en una posición muy difícil, con un producto entre manos con graves fallos de seguridad y con una solución que tendrá un coste de potencia elevado para sus clientes.