CES 2018: Intel presenta oficialmente sus nuevos procesadores de octava generación con gráficos Radeon RX Vega M integrados

 

Alejada de la tremenda polémica sobre las vulnerabilidades en la inmensa mayoría de sus procesadores, Intel ha llegado al CES 2018 con la intención clara de presentar los nuevos productos que marcarán un nuevo futuro para la compañía. Entre las novedades, se encuentra la presentación oficial de los nuevos procesadores de octava generación con gráficos Radeon RX Vega (aunque se evita la mención obvia a AMD).

 

Estas nuevas CPU llegan en cinco modelos diferentes divididos entre las gamas i7 y i5 de la compañía, aunque la realidad es que la CPU será realmente la misma para todas las versiones excepto por una ligera rebaja de frecuencias para los modelos intermedios y una bajada de 2MB de cache para el único modelo i5. En cuanto a la GPU instalada, solo los dos modelos de gama alta i7 8809G y i7 8709G equiparan la versión Radeon RX Vega M GH Graphics, la cual contará con un total de 24 Compute Units que dan forma a 1536 Stream Processors con una frecuencia de 1063 Mhz de base y 1190 Mhz en Boost.

Por otro lado tendremos los otros tres modelos de procesadores que equiparán la nueva Radeon RX Vega M GL Graphics con 20 Compute Units y 1280 Stream Processors. Esta versión más humilde llegará también con frecuencias reducidas hasta los 931 Mhz y 1011 Mhz en Boost.

Ambas GPU cuentan como memoria dedicada 4 GB de memoria HBM2 que entrega a cada modelo 204.8GB/s y 179.2 GB/s de ancho de banda respectivamente para cada modelo. Mientras que en cuanto a potencia total Intel habla de 3.7 TFLOPS para el modelo GH y 2.6 TFLOPS para el modelo GL, algo que deja a los dos modelos por encima de las Radeon RX 460/560 (2.2 TFLOPS) pero lejos de las Radeon RX 470/570 (5 TFLOPS).

Además, de esta GPU de AMD integrada, todos los procesadores incorporan los Intel HD Graphics 630 integrados de la octava generación. Por lo que la eficiencia energética en dispositivos portables debería estar asegurada.

 

En cuanto a consumo energético, las versiones con gráficos Vega GH aspiran a un TDP máximo de 100W, mientras que las versiones con gráficos GL serán de consumo más contenido marcando un limite de TDP de 65W.

Intel ha proporcionado benchmarks oficiales para ambas versiones de procesador con los dos tipos de GPU, demostrando que sin duda se tratan de opciones gaming interesantes. En el caso de la versión GH, nos muestran como los nuevos procesadores superan a un equipo de hace tres años con un procesador Intel Core i7 4720HQ y una NVIDIA GTX 960M (una configuración portátil bastante habitual de la época de gama media), logrando 60fps en la mayoria de los casos.

En otros test durante la presentación se ha probado contra un equipo con una GTX 1060 Max-Q, logrando unos resultados favorables para esta configuración del 13% frente a la opción NVIDIA.

 

 

Por otro lado tenemos los resultados de los modelos GL, los cuales se comparan contra el mismo procesador y en este caso contra una NVIDIA GTX 950 M. De nuevo, resultados muy prometedores y más sabiendo que el conjunto consume tan solo 65W.

 

 

Estos nuevos procesadores llegarán durante la primavera de 2018 en nuevos equipos firmados por Dell, HP y Intel, entre los que se encuentran equipos sobremesa, NUC y ordenadores portátiles.