El Bitcoin sigue atrapado en los alrededores de los 7.000 dólares, se especula con el fin de la burbuja de las criptomonedas

 

Desde hace varias semanas el Bitcoin y las principales criptomonedas se encuentran atrapados en una bajada en los precios más bajos de 2018, con una recuperación que no acaba de llegar nunca y con nuevas amenazas de nuevas caídas que tampoco parecen acabar de cuajar. En concreto el Bitcoin se mueve alrededor de los 7.000 dólares siendo difícil moverse por encima de estas cifras, aunque se han logrado de forma temporal.

Los analistas como Coindesk hablan de que una llegada por encima de los 7.100 dólares podría implicar una reversión de la situación y una recuperación hacia los 7.500 dólares, que daría lugar a una carrera hacia superar los 8.000 en las próximas semanas. El lado negativo habla de que una caída por debajo de los 6.500 dólares implicaría una nueva prueba de resistencia por debajo de los 6.000 dólares, algo que haría que aquellos que están apostando por el fin de la burbuja de las criptomonedas quedarán complacidos con el éxito de sus predicciones.

Una predicción que hoy se ha reforzado con la declaración del Bank of America Merrill Lynch (BAML) apostando por el fin de la burbuja y una normalización de los precios en las próximas semanas. Según Michael Hartnett, las correcciones de hasta el 60% en 2017 en cuanto a valor indican que la burbuja ya está muy próxima estallar.

Por el momento vivimos ya durante varias semanas una situación de tira y afloja en la que parece que no vuelve a entrar dinero en masa en las criptomonedas por miedo a los nuevos movimientos en cuanto a impuestos de muchos países y la mayor vigilancia de movimientos en busca de que no pueda blanquearse dinero utilizando esta forma de inversión.

Mientras que el lado de la criptominería esta viéndose afectada tanto por la bajada de precios, como por los recientes anuncios de ASIC dedicados para monedas como Monero y Ethereum, que llegarían a mediados de año y al parecer deberían aliviar el mercado colapsado de ventas de tarjetas gráficas para este motivo. De hecho, durante las últimas semanas hemos podido ver varios signos de recuperación del mercado, con más modelos disponibles y precios que se revisan a la baja.