El exchanger Coincheck protagoniza otro de los mayores robos de cryptomonedas de la historia

 

Calificado ya como el viernes negro, este viernes pasado nos despertábamos con una potente caída de las principales cryptomonedas. Esta caída sin embargo no se debía a una falta de interés del mercado, si no a un nuevo robo a uno de los principales exchangers. El exchanger japones Coincheck recibía el viernes un hackeo en el que se han robado 500 millones de tokens NEM o lo que es lo mismo, 533 millones de dólares al precio de mercado.

Este nuevo robo masivo, que supera al de Mt.Gox en el pasado ha provocado durante este comienzo del fin de semana una caída en la confianza del mercado de las cryptomonedas. Resultando en un empujón más al valor del Bitcoin (BTC) que ha arrastrado a prácticamente el resto de monedas. Durante el sábado el mercado ha respirado ya más tranquilo manteniendo una subida que ha llevado a muchas monedas a recuperar el valor de antes del hackeo, por lo que los inversores o mineros han podido respirar tranquilos.

Este hackeo ha tenido un efecto diferente en el mercado al de Mt.Gox, ya que el pánico apenas ha provocado daños comparados con el gran robo anterior y el mercado se ha recuperado mucho más pronto.

Coincheck por su parte ha anunciado que compensará a quienes tenían depósitos de NEM en su sitio web, además de confirmar que el exchanger va a registrarse en la agencia de servicios financieros japonesa, un movimiento que muchos no entendían porque no se había realizado antes.