En 2017 las ventas de Ransomware han aumentado en un 2500% en la Dark Web

 

Según un reporte de los analistas Carbon Black, durante 2017 las ventas en la Dark Web de ransomwares para realizar ataques como los conocidos WannaCry 2.0 y EternalRocks han aumentado en un 2500% en 2017, lo que habría costado a las empresas y organizaciones afectadas en todo el mundo más de 1000 millones de dólares en perdidas.

Las cifras hablan por si solas, el negocio de la venta de ransomware ya supera los seis millones de dólares en 2017 según los análisis de Carbon Black. Más de 6500 sitios en la dark web estarían dedicados a la venta de ransomware por precios que pueden alcanzar hasta los 3000 dólares, con un precio medio de unos 10.5 dólares por cada venta. De hecho, se habla de que algunos vendedores podrían estar alcanzando cifras de 100.000 dólares anuales por sus ventas.

Carbon Black concluye que la venta de este tipo de software malintencionado hace que cibercriminales novatos puedan lanzar ataques de forma totalmente descontrolada a cualquier objetivo sabiendo casi con seguridad que van a obtener beneficios seguros con los mismos. Además, de que lanzar estos ataques ya no requiere de demasiados conocimientos, ya que la mayoría de las ventas vienen acompañados de kits de “Hazlo tu mismo” en los que solo hay que seguir las instrucciones para lanzar los ataques sin complicación ninguna.

Desde mi punto de vista todo esto pone en evidencia lo vulnerables que son muchos de los equipos de hoy en día, normalmente por estar desactualizados y que terminan siendo atacados explotando vulnerabilidades conocidas desde hace meses o años en el peor de los casos.