Epic Games lleva a juicio a un niño de 14 años por ser tramposo en Fortnite

 

Epic Games ha comenzado a atacar a los tramposos de su juego Fortnite llevándolos a juicio tras identificarles a las autoridades. Entre estos jugadores tramposos, se encontraba un niño youtuber de tan solo 14 años que retransmitía en streaming sus partidas con las herramientas para hacer trampas, lo cual provoco que fuera baneado del juego hasta en 14 ocasiones y Epic Games lo marcará como un objetivo de sus denuncias por arruinar la experiencia de su juego.

En la demanda, Epic Games reclama al pequeño de 14 años, Caleb Rogers de EEUU, daños y perjuicios por el uso de trampas en su juego, ya que según Epic las acciones de los tramposos generan numerosas perdidas de beneficios en jugadores que abandonan el juego frustrados por la cantidad de tramposos que pueblan sus servidores. Si el pequeño Caleb fuera condenado, su familia podría llegar a tener que pagar hasta 150.000 dólares por daños a Epic Games.

La madre de Caleb, la cual lo defiende en una carta escrita al juzgado, alude a que Epic Games no puede hacer que un menor acepte sus términos y condiciones, por lo que legalmente no esta atado a ellas y que por si fuera poco, ella no ha dado permiso a Caleb para jugar Fornite. Además, detalle que Epic Games no es capaz de ofrecer un estudio de los daños provocados realistas, ya que el juego Fornite (en su modo Battle Royale) es free to play.

Esta es la carta completa:

 

“Esta compañía está en el proceso de intentar demandar a un niño de 14 años.

Epic Games no tiene la capacidad de probar ninguna forma de modificación. Caleb obtuvo trucos existentes de un sitio web con vista del público, no afiliado a Epic Games, INC, y usó esos trucos durante un juego con transmisión en vivo a través de YouTube. Puedo agregar una gran cantidad de otras personas que lo hacen y que actualmente lo están haciendo mientras se escribe esta carta.

Sin embargo, Epic Games INC no logró unir legalmente a los usuarios menores de edad con su acuerdo EULA, que es el contrato entre el licenciante y el comprador, lo que establece que los compradores utilicen el software. Dicho esto, el juego en sí fue gratis. No se realizó ninguna compra de dicho juego.

Tenga en cuenta que no se otorgó el consentimiento de los padres a Caleb Rogers para jugar este juego gratuito producido por Epic Games, INC. Tocando el tema del juego siendo gratuito, Epic Games INC reclama la pérdida de ganancias, sus abogados necesitarían proporcionar un beneficio y una pérdida La declaración para demostrar que Caleb Rogers transmitía en vivo jugando su juego causó una pérdida masiva de ganancias. Esto es factiblemente imposible. Es mi creencia que debido a su falta de capacidad para acabar con códigos de trampa y otros de modificar su juego, están usando a un niño de 14 años como chivo expiatorio para hacer un ejemplo de él. La compañía está en el proceso de demandar a una multitud de jugadores para este juego Fortnite. En lugar de que Epic Games INC demande a los sitios web que proveen los códigos de trampas, persiguen a las personas que usan estos códigos.”

 

Tiene gracia, que la propia madre de Caleb señale un problema que muchos jugadores venimos denunciando desde hace décadas, y es que muchas compañías son incapaces de acabar con los tramposos por si mismas. Señala que en vez de ir contra las webs que distribuyen o venden trucos y trampas, Epic Games va contra los propios jugadores tramposos, usando a un niño de 14 años como objetivo ejemplar.

Por mi parte pienso que Epic Games quizás se ha pasado un poco atacando a los propios jugadores, más cuando son menores de edad. Pero tampoco estoy de acuerdo con el punto de vista de la madre quitándose responsabilidad de aquello que hace su hijo, ya que en primera instancia este juega a juegos por internet porque esta le da el permiso para hacerlo, y como tutor legal le corresponde la obligación de vigilar aquello que hacen sus hijos, más todavía si están haciendo cosas que no deben.

Finalmente, creo que el hecho de haberse visto envuelto en un proceso judicial seguramente ya va a ser suficiente castigo y lección, y espero sinceramente que Epic Games no pretenda recaudar esa cantidad desorbitada de la familia del menor.