Final Fantasy XV: Impresiones tras probar la versión demo en PC

 

Como fan de la franquicia desde la llegada del mítico Final Fantasy VII a Playstation (aunque yo lo jugué en PC), esperaba con muchas ansías la llegada de Final Fantasy XV: Windows Edition este mes de marzo. El retraso de más de un año respecto al lanzamiento en consolas ha dolido bastante, puesto que de alguna manera es evitable sentir como ciertas desarrolladoras siguen menospreciando a nuestra plataforma una y otra vez, dejándola en un papel secundario.

Final Fantasy XV: WE llega a PC con una estrecha colaboración con NVIDIA, que incluye el añadido de tecnologías propietarias del conocido fabricante de tarjetas gráficas como pueden ser Hairworks o Turf, que mejoran notablemente el apartado gráfico. Estas mejoras sin embargo llegan con un coste adicional en recursos para poder disfrutarlas y en mi experiencia, cada vez que NVIDIA ha querido meter demasiada de su tecnología, el resultado en rendimiento del título se ha visto afectado, para mal.

Hace unos días se lanzaba la demo de Final Fantasy XV Windows Edition en todas las plataformas en las que va a ser lanzado (Steam, Origin y Windows Store), que nos da una segunda oportunidad de ver en movimiento el juego esta vez de forma jugable después del sabor agridulce que nos dejo el benchmark lanzado en el pasado. Y digo agridulce, ya que como me temía, el rendimiento se ha visto afectado y aun utilizando GPU potentes como pueden ser las GTX 1070 o GTX 1080 que tenemos a mano en OCKD, incluso a 1080p hemos sufrido stuttering.

La llegada de la demo sin embargo nos planteaba cierta esperanza, ya que desde Square Enix se había prometido mejoras de rendimiento y solución de problemas. Nuestro objetivo es quizás lograr jugar a 1440p con las GTX 1070 o GTX 1080 que tenemos aquí, y a 1080p con una GTX 1060 6GB, esto con toda la configuración al máximo y manteniendo el anti-aliasing en un modesto FXAA que nos parece más que suficiente.

El resultado es aterrador, ya que con unas NVIDIA GTX 1070 no mantenemos los 60fps a 1440p y durante varias escenas introductorias el juego directamente se rompe a tasas de 2 o 3 fps. Con suerte mantenemos un resultado que ronda los 40~55fps en la zona inicial del título, mientras que con una GTX 1080 logramos resultados ligeramente mejores más enfocados en el entorno de superar los 50fps de forma más constante. En cuanto a las GTX 1060 6GB hemos logrado un resultado cercano a los 60fps pero a 1080p, pero según la zona caemos al entorno de los 50fps o incluso menos dependiendo de la carga poligonal.

El stuttering sigue presente en la demo y como no, sigue presentando al mismo culpable. Desactivando todas las opciones de NVIDIA, el framerate mejora notablemente y nos despedimos de gran parte del stuttering, lo cual nos permite mantenernos de forma más constante a 60fps a 1440p con las GTX 1070 y GTX 1080, mientras que las GTX 1060 pasan a logar los 60fps constantes a 1080p.

Es cierto que se han introducido mejoras respecto a la versión de consola, como por ejemplo el uso de un mayor teselado y texturas de calidad en el terreno, pero el coste ha sido alto y muchos con equipos muy potentes tendrán que ajustar inteligentemente el apartado gráfico para poder salir airosos de la experiencia.

El terreno de la resolución 4K queda fuera de toda discusión para cualquiera de las tarjetas gráficas actuales del mercado a no ser que estemos dispuestos a sacrificar notablemente en ajustes o a esperar a un soporte SLI que no tenemos claro si llegará en el futuro. Ya que hemos visto algunas pruebas de rendimiento con GTX 1080 Ti que no son capaces de mantener los 60fps ni con los ajustes de NVIDIA desactivados.

En este punto no tengo muy claro si mantener cierta esperanza en unos drivers más pulidos de cara al lanzamiento del juego en los próximos días o como usuario de un monitor 4K esperar al inminente lanzamiento de las nuevas GPU de NVIDIA para poder disfrutar del juego en su máximo esplendor (o no, dependiendo de la mejora en potencia).

En resumen, la demo de Final Fantasy XV pone en tela de juicio el trabajo de Square Enix en este port que ha llevado más de un año para su realización, donde podemos decir que queda mucho trabajo por delante para pulir en rendimiento un título del que esperábamos unos estándares de calidad algo más altos. Mucho me temo que los usuarios de AMD además padecerán ciertos problemas adicionales.