Intel critica en su presentación de sus nuevos Xeon SP a los procesadores AMD EPYC diciendo que son procesadores de sobremesa pegados entre si en un mismo die

 

Intel se ha vuelto a meter sólita en una nueva polémica en la presentación de sus nuevos procesadores Xeon Scalable Platform, donde hemos podido ver por primera vez los nuevos procesadores Xeon Platinum, Xeon Gold, Xeon Silver y Xeon Bronze a precios desorbitados para sus procesadores tope de gama, llegando a pedir hasta 13.000 dólares por su nuevo procesador de 28 núcleos y 56 hilos.

En un de las diapositivas de la presentación (la que esta en portada) encontramos esta interesante forma de hablar de la competencia, y es que Intel afirma que los procesadores AMD EPYC son procesadores de rendimiento inconsistente debido a que son cuatro procesadores de sobremesa pegados en un mismo die. Por si fuera poco tacha a AMD de tener un “mal historial” y ser un proveedor inconsistente, y por ultimo indica la falta de ecosistema, algo habitual en un producto que es totalmente nuevo.

 

 

Si bien es cierto que Intel no miente del todo en su primera y más polémica afirmación sobre los procesadores de sobremesa pegados, lo cierto es que AMD con EPYC ha preparado nuevos die llamados “Zepelin” con 8 núcleos cada uno que se encuentran conectados mediante Infinity Fabric entre los cuatro die presentes en los nuevos procesadores, y si algo lleva demostrando AMD desde la llegada de sus nuevos procesadores basados en la arquitectura “Zen” es su mejor consumo energético y mejor rendimiento en tareas intensivas, solo mostrándose algo más débil en tareas gaming o en alguna tarea que requiere que todos los núcleos se comuniquen entre si de forma rápida, un papel donde Infinity Fabric es el culpable gracias a sus latencias de comunicación elevadas.

Intel por su parte fabrica procesadores monolíticos, que producen el problema de que cada vez es mucho más caro fabricarlos, la prueba la tenemos en el procesador tope de gama Intel Xeon costando 13.000 dólares contra un AMD EPYC  que cuesta solamente un tercio y además ofrece 4 núcleos y 8 hilos adicionales. Tampoco hace falta decir que con ese precio podríamos instalar tres procesadores AMD EPYC en nuestras granjas de servidores con un total de 96 núcleos y 192 hilos, sobrandonos 1000 dólares.

Intel también ha querido jugar con un golpe bajo hablando de que AMD es un proveedor inconsistente, un problema de externalizar la producción de tus chips y muy probablemente refiriéndose al actual problema de escasez de GPU en el mercado, algo así como decir “Si le compráis a AMD, es posible que no pueda serviros de forma fiable todo el producto” o lo que es lo mismo el “lo barato sale caro” de toda la vida.

Lo cierto es que ahora mismo Intel se encuentra en un problema donde vende su producto con unas especificaciones inferiores mucho más caro que la competencia y esta jugando la carta de intentar convencer a sus clientes de que su producto es mejor y que pasar a AMD podría suponer algunos problemas.

Intel se encontraba tranquila en un mercado que dominaba donde podía permitirse el lujo de establecer limitaciones en muchos casos absurdos para sus procesadores, como por ejemplo limitando el numero de lineas PCIe, algo contra lo que AMD ha contraatacado directamente ofreciendo el máximo numero de lineas PCIe disponibles en cualquiera de sus productos y en mayor cantidad que la competencia. Al final la realidad es que AMD parece estar comiendo gran parte del pastel de la CPU recuperando territorio frente a una Intel que solamente usa viejas tácticas como hemos visto recientemente limitando la producción de G4560 o manteniendo una linea de precios alta mientras que la confianza del mercado se lo permita.

  • IronMetal ? lɐʇǝWuoɹI

    No esperaba menos de Intel, no hay empresa más ruín