Intel lanza los nuevos procesadores Intel Coffee Lake-H para portátiles de gama alta, con el primer Core i9 y procesadores de seis núcleos

 

Intel ha anunciado hoy oficialmente el lanzamiento de su nueva serie de procesadores de octava generación Coffee Lake-H destinados a equipos portátiles de gama alta, la cual introduce como novedad el primer procesador Intel Core i9. De está manera llega un total de siete nuevos chips al mercado portátil y se estrenan los seis núcleos de manera oficial en este mercado, tal cual podéis ver en este resumen:

 

 

El nuevo tope de gama es el nuevo Intel Core i9 8950HK, un procesador de seis núcleos y doce hilos que llega con el multiplicador desbloqueado. Este procesador llega con una frecuencia base de 2.9Ghz y es capaz de alcanzar los 4.8Ghz con un solo núcleo gracias a Turbo Boost 2.0. El procesador llega acompañado de 12MB de cache y limita su TDP en 45W, ya que no olvidemos que se trata de un modelo para equipos portátiles donde las temperaturas han de estar relativamente contenidas. Este nuevo procesador abre la posibilidad a equipos gamers mucho más potentes y aquellos que utilicen su equipo portátil para trabajar recibirán esta mejora con los brazos abiertos.

Seguidamente al nuevo tope de gama podemos ver dos nuevos Intel Xeon E2186M y E2176M, que llegan como dos opciones profesionales con soporte para memoria ECC a 2.9 y 2.7Ghz respectivamente. Estos nuevos procesadores mantienen los seis núcleos y prácticamente las mismas características que el tope de gama a excepción de no estar desbloqueados.

En el siguiente paso tenemos dos modelos Intel Core i7 ( i7-8850H y i7-8750H) que destacan por mantener los seis núcleos, pero han visto reducida la cache hasta los 9MB y las frecuencias significativamente hasta los 2.6Ghz y 2.2Ghz respectivamente. Mencionar que el modelo i7-8850H se encuentra parcialmente desbloqueado en cuanto a multiplicador, lo cual podría suponer algunas limitaciones en cuanto a overclocking para no alcanzar al tope de gama.

Finalmente tendremos los nuevos Intel Core i5 8400H y 8300H, que mantienen los cuatro núcleos y ocho hilos respectivamente como si de los procesadores i7 de la anterior generación se tratase. Sin embargo, estos llegan con frecuencias reducidas hasta los 2.5Ghz y 2.3Ghz de base respectivamente, siendo capaces de alcanzar hasta los 4.2 y 4Ghz en Boost si fuera necesario con un solo núcleo.

 

 

Todos los nuevos procesadores llegan con un TDP máximo de 45W y han sido fabricados bajo el nodo de Intel  14nm++. Las novedades tampoco terminan aquí puesto que los nuevos procesadores llegan con los nuevos chipsets de serie 300, que incorporan una red Wi-Fi 802.11 AC completamente integrada, de la cual Intel saca pecho hablando de que es más rápida que la conexión Ethernet Gigabit por cable del equipo.

En cuanto a gráficos, los nuevos procesadores incorporan la iGPU Intel UHD 630 que llegará con una frecuencia de 1.1Ghz, una GPU que en la mayoría de equipos hará una labor de apoyo de bajo consumo mientras no se utiliza la GPU integrada que más que probablemente equiparán estos nuevos equipos.

Intel también ha mencionado las mejoras de rendimiento frente a la generación anterior, donde obviamente el beneficio de un mayor numero de núcleos e hilos ha sido clave para lograr estas grandes diferencias.