Intel vuelve a retrasar su proceso de 10mm y sus productos con este en 2017 estarán limitados

 

Intel lleva retrasando su proceso a 10nm desde la fecha inicial de 2016 hasta finales de  2017, pero parece que este año tampoco va a ser posible establecer una producción en masa de productos a 10nm debido a los continuos retrasos que esta sufriendo la compañía a la hora de producir con este proceso. Intel dice que finalmente lanzará productos FPGA en 2017 basados en este nuevo proceso, dejando fuera a las CPU de sobremesa hasta 2018 como indicaban todos los rumores.

La producción de chips FPGA se debe a que estos tienen una menor demanda de control de calidades y se podrá iniciar una producción de bajo volumen, hasta que a principios de 2018 se pueda establecer de forma definitiva ya la producción en masa de productos a 10nm, dando vida por ejemplo a los nuevos procesadores Cannon Lake, que reemplazarán a Coffee Lake el año que viene.

Esto significa que Coffee Lake puede respirar tranquilo al menos hasta la segunda mitad de 2018, ya que la actual situación de Intel le impide tener listos sustitutos más allá de que Intel pueda lanzar una línea refresh intermedia a 14nm, algo que por ahora parece improbable, pero que podría ser posible si Intel retrasase de nuevo sus planes para los 10nm.

Mientras que Intel parece tener problemas con los 10nm, Samsung, Global Foundries y TSMC se mueven ya a 10nm, además de preparar sus planes para el salto a los 7nm en 2018. Por lo que parece que el liderato de Intel en la fabricación de silicio llega a su fin, mientras que su principal competidor AMD se beneficia de como alcanzan los otros fabricantes a Intel. Es muy probable que podamos ver AMD Ryzen a 10nm o 7nm al mismo tiempo que Intel llega con sus productos del mismo nivel, por lo que la competencia durante los dos próximos años en el terreno de CPU va a ser muy dura, con una AMD que recupera terreno contra una Intel que parece haberse dormido en su posición dominante de los últimos años.