Investigadores coreanos encuentran un nuevo método para aumentar la velocidad de los SSD entre un 11 y 15%

 

Investigadores en la Yonsei University de Corea del Sur han encontrado una nueva manera de organizar los accesos a la memoria flash, lo cual provocaría que la velocidad de los SSD que usen este nuevo método aumente entre un 11 y 15% respecto a los modelos actuales.

La industria de los SSD en los últimos años se ha transformado para evitar los cuellos de botella que producían las interfaces anticuadas como SATA 3, la cual solo es capaz de entregar 6Gbps y limitaba el potencial de estos nuevos discos duros que eran capaces de ofrecer tasas de lectura y escritura mucho mayores. La llegada de los discos NVMe ha hecho que aparezcan nuevos discos en formato M.2 y PCIe x4 capaces de superar con creces las velocidades ya buenas que nos ofrecían los SSD SATA3, llegando incluso a duplicar, triplicar o cuadriplicarlas.

 

 

A cambio, este nuevo interfaz sin limitaciones de velocidad ha puesto en evidencia nuevos cuellos de botella de los discos SSD, siendo objeto de este estudio el tiempo de acceso a cada die NAND presente en estos dispositivos, que con el aumento de capacidades no han dejado de aumentar en numero. Este nuevo método implica un nuevo scheduler para todas las operaciones de entrada y salida en los discos SSD llamado Dubbed Dynamic Load Balanced Queuing, el cual logra distribuir las llamadas de acceso de forma más balanceada entre los diferentes chips de memoria para evitar crear cuellos de botella, haciendo que el tiempo de acceso sea mucho más reducido y se pueda acceder más rápidamente a los recursos.

Hasta ahora los SSD se centraban en distribuir únicamente las escrituras entre los diferentes chips NAND para evitar un desgaste no homogéneo y hacer que las unidades ampliaran su esperanza de vida. DLBQ ofrece un sistema que va más allá estableciendo prioridades a los accesos y repartiéndolos de forma balanceada entre lo die de memoria, provocando que cada acceso disponga de la máxima velocidad y no haya problemas al recibir varias solicitudes de acceso al mismo tiempo, siempre claro esta controlando las latencias en todo el proceso y otorgando mayor prioridad a aquellas que con el sistema habitual eran puestas en espera.

 

 

La tecnología DLBQ llegará probablemente a las unidades SSD durante los próximos meses y ayudará a que los discos de mayor capacidad con mayor numero de chips NAND instalados sean más eficientes y puedan entregar toda su velocidad sin cuellos de botella provocados por su propia controladora.