Los precios de las tarjetas gráficas de gama alta comienzan a inflarse debido a la alta rentabilidad de la minería de cryptomonedas

 

En los últimos meses hemos vivido un aumento considerable de la rentabilidad de la minería de las criptomonedas, algo que hace fácil que los mineros puedan rentar las tarjetas gráficas que adquieren en apenas periodos que rondan los tres a seis meses. Esto ha provocado de nuevo una escasez en el mercado de tarjetas gráficas, haciendo difícil adquirir ciertos modelos que incluso eran poco rentables para la minería de criptomonedas.

Lo cierto es que la situación ha cambiado tanto que los propios mineros han empezado a adquirir tarjetas como las GTX 1080 Ti, que antes resultaban muy poco rentables y que ahora fácilmente recuperan el dinero de su coste habitual en unos pocos meses. Debo decir también, que el mercado se ha llenado también de especuladores, los cuales aprovechando la alta demanda y la relativa escasez de los modelos aprovechan para comprar y revender los modelos a un precio mayor, generando beneficio por el camino.

Echando un vistazo a la conocida Amazon.es esta mañana podemos ver que la propia tienda no ofrece por si misma ningún modelo de GTX 1080 Ti, con la oferta más baja de algo más de 900€ por un modelo Gigabyte Windforce x3 y llegando hasta unos alarmantes 1236€ por un modelo MSI Armor, 1366€ por una Gaming X o en el caso de ASUS 1148€ por el modelo ROG STRIX.

Revisando en otras tiendas populares como PCcomponentes, nos encontramos con la mayoría de estos modelos sin stock o con fechas previstas para al menos dentro de dos semanas, aunque he de decir que al menos no han aumentado los precios descaradamente como si han hecho otros. Coolmod por su parte también muestra una falta importante de stock en estos modelos, aún con una EVGA Kingpin a la venta de gama entusiasta a más de 1000€.

No hace falta que diga que esta escasez se repite en modelos más humildes como las GTX 1080, GTX 1070 Ti, GTX 1070 e incluso las GTX 1060 6GB, aunque la variación de precios no es tan elevada según el modelo. El mercado de AMD sin embargo nos lleva a tener que adquirir las RX 580 o RX 570 en unos entornos en los que casi se duplica su precio original, mientras que las nuevas Vega 64 y 56 parece que si pueden comprarse pero a precios algo elevados respecto a los originales.

Esta situación además viene agravada por la subida de precios de la DRAM, ya que todos estos modelos utilizan grandes cantidades de estos chips de memoria VRAM, haciendo que el precio del fabricante también se haya incrementado exponencialmente debido a la escasez.

Los últimos días se han caracterizado por un duro golpe al valor de las cryptomonedas, pero parece que esto no detendrá a los mineros que esperan que el mercado se recupere cuando las cosas se calmen en China y Corea del Sur.