Los principales ensambladores de placas AM4 comienzan a liberar nuevas BIOS que soportan las nuevas APU Raven Ridge de sobremesa

 

Con la llegada de las APU AMD Raven Ridge al entorno móvil, las cuales incorporan procesadores Ryzen junto a GPU basadas en la arquitectura Vega, era cuestión de tiempo que estos lanzamientos se produjeran en la plataforma AM4 de sobremesa. Ese momento parece haber llegado, ya que algunos fabricantes de placas base como ASUS han comenzado a liberar nuevas versiones de las BIOS para sus placas base AM4 que dan soporte a los nuevos procesadores basados en Raven Ridge.

Este cambio supone una nueva era para las APU AMD en el mercado de sobremesa, ya que el añadido de procesadores Ryzen y nuevas GPU de arquitecturas avanzadas aumentará la potencia considerablemente de este interesante combo. Las nuevas APU Raven Ridge ofrecerán hasta procesadores de cuatro núcleos que añaden un IPC considerable respecto a las versiones Bristol Ridge que equipaban los ya obsoletos procesadores basados en la arquitectura Excavator (la cuarta iteración de los procesadores FX).

Las nuevas APU también destacarán por una mayor eficiencia energética y unas GPU que se apoyarán en la más rápida memoria DDR4 compartida. La nueva potencia gráfica de estas nuevas APU debería ser capaz de ofrecer una solución más razonable para los jugadores con aspiraciones humildes de 720p o 1080p, sobretodo para todos aquellos que opten por esta plataforma como una manera de tener un equipo multimedia que permita gaming de juegos más antiguos o de juegos indie.