Microsoft da por finalizada la producción de Kinect, el adiós definitivo para el polémico periférico de Xbox One

 

Finalmente llego el día y Microsoft ha dado por finalizada la producción de Kinect, por lo que las ultimas unidades del periférico que se encuentran en las estanterías al humilde precio de 49,95€ son las ultimas existencias. El final del periférico era ya una muerte anunciada, puesto que desde el mes de octubre la compañía ya había terminado la fabricación del mismo y era cuestión de tiempo que se embalasen y entregasen las ultimas unidades fabricadas.

Esto pone fin a este polémico periférico que comenzó su andadura con su primera versión en Xbox 360 como un elemento opcional y que más tarde con el lanzamiento de Xbox One este se incluyo de forma obligatoria en la consola en un intento desesperado de popularizarlo. La jugada le salio mal a Microsoft y el publico general acabo entendiendo el añadido de Kinect como un encarecimiento absurdo de la consola de casi 100€ frente a su rival Playstation 4, molestando además a todos aquellos jugadores que no querían este periférico. Más tarde, Microsoft retiro este periférico del pack básico de la consola comenzando a vender este también de forma separada para todos aquellos que tomaran la decisión más tarde, en consecuencia, la consola se rebajo 100€.

El final del periférico también significa perder la esperanza en recibir nuevos juegos o cualquier tipo de soporte para el mismo. Por otra parte no creo que Microsoft se haya rendido precisamente en la captura de movimientos y la interacción virtual, ya que los nuevos headsets mixed reality de la compañía tienen mucho que ofrecer y en algún momento llegarán a la consola o quizás a su sucesora.