Opinión – ¿Es el formato compacto el futuro de los PC sobremesa?

 

 

En los últimos años hemos visto como el PC ha seguido evolucionando exponencialmente ofreciendo mucha más potencia por menores consumos, de hecho, ahora mismo es habitual ver muchos fabricantes ofreciendo hardware en formato ITX como pudieran ser tarjetas gráficas o placas base de gama alta o incluso entusiasta. Un terreno que apenas hace una década estaba reservado para equipos destinados a tareas multimedia o a la ofimática, no es raro que a estas alturas todos nosotros nos hayamos topado alguna vez ya con algún equipo barebone, SFX o incluso las ya famosas Raspberry Pi, o los PC Compute Stick conectables al HDMI de nuestros televisores de Intel.

 

 

Hoy en día si disponemos de un televisor moderno, de hecho, ya no es necesario ni disponer de un PC de pequeño formato para disfrutar de las capacidades multimedia, muchos televisores modernos ya son “Smart TV” y cuentan con su propio navegador web, acceso a los principales servicios de vídeo en streaming en la red como Youtube o Netflix, además del ya obligado reproductor multimedia que nos permite reproducir vídeo o audio fácilmente. La mayoría de las veces ese equipo multimedia de bajo consumo ya ha quedado obsoleto y si no dispones de él o la televisión no tiene esas capacidades todavía quedan las consolas, que por un precio reducido ofrecen tanto las posibilidades multimedia como la posibilidad de jugar, y con un tamaño razonable.

El PC sobremesa tampoco se queda atrás y los fabricantes lo saben, aquí en OCKD ya hemos analizado recientemente el MSI Trident y el MSI Aegis 3, dos equipos premontados de pequeño tamaño y prestaciones que fácilmente sobrepasan las especificaciones de las consolas actuales con un diseño especial para tenerlos en nuestro salón en el caso del Trident que cualquiera podría confundir con una consola. Ambos equipos ya cuentan con una configuración que nos permite instalar GPU de sobremesa en cualquier momento para actualizar la potencia gráfica del equipo, de hecho, ya cuentan de base con una GTX 1060 y una GTX 1070 respectivamente, lo cual ya permite unas experiencias de juego a 1080p y 1440p a calidades razonables, mientras que a 4K tendremos que saber ajustar entre calidad/framerate para obtener una experiencia óptima.

 

Interior del MSI Trident, con una gráfica ITX de sobremesa que podremos actualizar.

Luego por supuesto están las opciones de montar un equipo bajo nuestras propias especificaciones, cualquiera podría pensar que aquí encontraremos multitud de limitaciones al contar con formatos más pequeños como mini ITX o micro ATX, nada más lejos de la realidad, hoy en día es tremendamente común encontrar chasis de estos dos formatos que permiten instalar tarjetas gráficas ATX de tamaños razonablemente grandes, mientras que hoy en día incluso encontramos placas de chipset Intel X99 en formato ITX o Micro ATX, AMD con AM4 también ha apostado por una línea de placas base en todos los formatos y obviamente en chipset Z270 podemos encontrar de todo, las posibilidades son ilimitadas.

El calor hoy en día tampoco es una preocupación, ya que disponemos de disipadores para la CPU de todo tipo de tamaños, por no hablar de la ventaja que supone un sistema de refrigeración liquida tanto pre-montado, como totalmente personalizado, en este último caso además apostamos por un nivel de ruido todavía más reducido si cabe, lo cual es recomendable a pesar del aumento de precio a nuestra configuración. Aquí os muestro un ejemplo bajo una Bitfenix Prodigy:

 

Las temperaturas ya tampoco son una excusa en los formatos reducidos.

En cuanto almacenamiento, hoy en día abundan las unidades de 2,5″ tanto en discos mecánicos, como en discos SSD, por no hablar de los SSD en formato M.2 que se integran en la propia placa base y que no necesitan de espacio adicional. El espacio prácticamente ya no es un problema, incluso si queremos una configuración multi GPU o algún puerto PCIE adicional podemos optar por una placa base Micro ATX para esta labor, sacrificando el tamaño más compacto que ofrece un sistema ITX. La potencia ya tampoco es una excusa.

Ni siquiera hace falta que montemos nuestras tarjetas gráficas como habitualmente, ya que hay chasis que de igual manera a lo que hemos visto en el MSI Trident, mediante un cable PCIe Riser nos permiten colocar nuestra tarjeta gráfica en el mismo plano que nuestra placa base, lo que permite sin duda rebajar la altura de nuestro equipo, logrando un sistema mucho más fino.

La pregunta hoy en día ya es: ¿vale la pena tener equipos de tamaño ATX en nuestro escritorio?, mi respuesta a esta pregunta ya comienza a ser un absoluto NO, antiguamente las placas ATX ofrecían más opciones y más calidad de acabados, pero en los últimos años vemos fabricantes como ASUS con su línea Maximus Impact que apuesta por la gama entusiasta dentro del pequeño formato ITX, y no es raro ya encontrar placas base formato micro-ATX que apuestan por la calidad de los componentes, el audio integrado también ha mejorado en los últimos años hasta el punto que a no ser que te dediques profesionalmente o quieras audio de máxima calidad por hobby, no necesitas nada más que las soluciones integradas que podemos encontrar ya en cualquiera de las placas base modernas.

Asus Maximus Impact VIII, una joya Z170 en formato ITX.

Mientras que una sola ranura PCIe podría parecer poco en el caso del formato ITX, siempre disponemos del formato Micro-ATX con más espacio para más, teniendo en cuenta que el usuario medio apenas instala una única tarjeta gráfica en su equipo, se hace difícil de justificar para la mayoría de usuarios seguir optando por el formato ATX que ocupa muchísimo más espacio y que además hace que el equipo sea mucho más pesado en caso de querer transportarlo.

En cuanto a precios, el formato compacto no supone un desembolso mayor, ya que por lo general los chasis suelen ser más económicos, muchos de ellos son compatibles con las fuentes de alimentación ATX habituales y el resto de componentes son del tamaño habitual, por eso en lo personal creo que este formato es el futuro del PC sobremesa, equipos más pequeños y estilizados que no tienen que escatimar en potencia o prestaciones, mientras que los equipos ATX o E-ATX con el tiempo pasaran a ser cada vez menos comunes a pesar de que ahora mismo todo el mundo entiende un PC como algo de formato ATX y una torre o chasis grande, algo sinceramente poco comprensible.

Y vosotros ¿tenéis pensado en el futuro montar vuestro equipo en un formato más reducido? o… caballo grande ande o no ande.

 

 

 

 

  • GTO

    Por desgracia aún sigue habiendo Incovenientes como el precio precio de algún componente y sobre todo dificultad para encontrar lo que uno busca, pero al verdad es que estaría muy interesante fusionar el mundo de las consolas y del pc en un equipo compacto.