Opinión – SNES Classic Mini y la especulación, señalemos a los verdaderos culpables

Durante el día de ayer llegaba SNES Classic Mini a las tiendas, otro lanzamiento de ensueño para Nintendo donde prácticamente le vuelven a quitar las consolas de las manos en una nueva locura retro espoleada por la nostalgia. Y como ya ocurrió con NES Classic Mini, mucha gente se quedo fuera de las reservas y mucha gente se ha ido hoy a casa con las manos vacías después de buscar en varias tiendas, a pesar de que el bueno de Reggie prometiera que “todos” tendríamos la consola disponible.

El problema de que la consola se termine el primer día con todas las unidades enviadas tampoco es que sea un problema, para Nintendo claro…, pero para el usuario supone quedarse sin consola hasta que las tiendas puedan reponerla y presenta un segundo problema, la especulación. Si, mucha gente ha comprado la consola para revenderla y animados por el éxito de reventa de la NES Classic Mini llegando a duplicar o triplicar el precio debido a la falta de stock y la alta demanda, muchos otros se han animado a reservar en cantidad o acabar con el stock el primer día para revender durante las primeras semanas o meses mientras dure la histeria.

No quiero faltar al respeto a nadie por sus opiniones, pero hoy se pueden ver multitud de opiniones en la red culpando a Nintendo de la especulación en sus consolas (Switch tampoco se libra) y de no haber proporcionado suficientes unidades para evitarla. Lo siento, pero no podrían estar más equivocados, no, Nintendo no tiene la culpa.

Nintendo se planea un numero de unidades a producir, en este caso creo que 3 millones de unidades de consolas durante cierto periodo de tiempo, un poco menos de un año en el caso de Nes Mini Classic y durante ese año, la fabrica elegida por Nintendo tiene que fabricar ese numero de unidades y a poco que saquemos la calculadora, para 3 millones de unidades en un año nos salen 250.000 unidades de forma mensual producidas. Nintendo no puede simplemente decirle a la fabrica que amplíe su linea de producción y produzca el doble de consolas, a no ser que pueda considerar aumentar el numero total de ellas para que a ese fabricante le salga rentable hacerlo.

Y a final de cuentas, Nintendo no tiene la culpa de la especulación. La culpa de la especulación la tienen todos aquellos dispuestos a pagar hoy 160€ o más por una consola que vale 80€, a todos aquellos dispuestos a pagar lo que sea por conseguir ese amiibo que les falta o esos padres que le proporcionan cualquier capricho a sus hijos llegando a pagar lo que sea por una Nintendo Switch nueva o de segunda mano, muy por encima de su precio original. Esos son los verdaderos culpables, los que fomentan que la especulación siga siendo un negocio muy rentable.

Se que mi opinión en este caso puede caer en una oleada de criticas hacia mi, pero es la realidad, un servidor y mi pareja hemos podido comprar la SNES Classic Mini sin haberla reservado en un Media Markt de Valencia, y se que hay mucha gente que se ha quedado sin ella. Pero si te has quedado sin ella, puedes esperar a la semana que viene, o al mes que viene a que llegue otra tanda de consolas y comprarla por el precio original, ya que es un autentico despropósito pagar el doble o el triple por algo y caer en la especulación de un producto que vais a poder comprar.

Os dejo con una imagen de las consolas en la tienda donde la he ido a comprar a las 9 de la noche, para los incrédulos (y si os fijáis bien parece que habían “algunas más” debajo del mostrador):

 

 

¿Quien pensáis que tiene la culpa?