PCI-SIG publica la especificación final del estandar PCIe 4.0

 

PCI-SIG la organización que controla las especificaciones oficiales de los estándares de este conocido puerto, ha publicado hoy las especificaciones finales del nuevo estándar PCIe 4.0. El nuevo estándar dobla la velocidad de cada línea PCIe, por lo que se serán necesarias menos líneas para alimentar a dispositivos conectados a este puerto o aquellos que necesiten las 16 líneas verán como el ancho de banda se dobla permitiendo avanzar a dispositivos mucho más potentes.

 

“¡Hemos visto una adopción temprana sin precedentes! Antes de su publicación, hemos confirmado la existencia de numerosos proveedores con PHY de 16GT / s en silicio y proveedores de IP que ya ofrecen un controlador de 16GT / s. Dado el interés, realizamos un Taller de cumplimiento previo a la publicación con pruebas FYI preliminares solo para la arquitectura PCIe 4.0 que atrajo docenas de soluciones. Continuaremos realizando pruebas de FYI en nuestros talleres durante el resto del año.”

 

Como ellos mismos anuncian, muchos vendedores ya se han preparado de forma preventiva a la llegada del nuevo estándar incluyendo controladoras que soportarán estas velocidades incluso antes de su lanzamiento en sus diseños, por lo que con la llegada del nuevo estándar, deberíamos empezar a ver placas base en 2018 PCIe 4.0 durante el año que viene, junto a toda una legión de nuevas GPU, discos NVMe SSD y otros dispositivos compatibles.

PCI-SIG además anuncia adelantar sus planes para la llegada de PCIe 5.0 para el segundo trimestre de 2019, para el cual simplemente se plantea doblar la velocidad de las líneas de nuevo respecto a PCIe 4.0. Un cambio notable que implica que en 2020 cuatro lineas PCIe 5.0 ofrecerán el mismo ancho de banda que dieciséis líneas PCIe 3.0.

Todos estos cambios llegan, por las necesidades de los SSD y de las tarjetas gráficas en el futuro, ya que con la llegada de formatos tan hambrientos de ancho de banda como puede ser el vídeo a 8K o 16K se necesitan este tipo de cambios para poder abastecer a las nuevas tarjetas gráficas de suficiente ancho de banda o formas para que los nuevos SSD NVMe puedan ser todavía mucho más rápidos que los actuales.