Reino Unido vuelve a insistir en que no consideran las Loot Boxes como apuestas y Bélgica da un paso atrás, pero continua la investigación

 

Después de la decisión de Bélgica esta misma semana de considerar las Loot Boxes como apuestas, señalando expresamente a Star Wars: Battlefront II, esperábamos de alguna manera una ola de reacciones en el resto de países europeos, pues viene siendo normal que Europa sea mucho más reaccionaria con este tipo de polémicas.

Desde Reino Unido, la comisión de juego ha vuelto a confirmar que no consideran las Loot Boxes como apuestas, dejando claro algo así como que la investigación ya ha terminado.

 

“Un factor clave para decidir si esa línea se ha cruzado es si los artículos en el juego adquiridos ‘a través de un juego de azar’ pueden considerarse dinero o valor monetario. En términos prácticos, esto significa que cuando los artículos del juego obtenidos a través de botes de botín están confinados para su uso dentro del juego y no pueden ser cobrados, es poco probable que sean atrapados como una actividad de juego de azar licenciable. En esos casos, nuestros poderes legales no nos permitirían intervenir.”

 

Básicamente, determinan que los objetos virtuales deberían tener un valor monetario real, un valor que si por un lado EA no lo da directamente, si que es verdad que los objetos más preciados terminan alcanzando precios muy altos en mercados secundarios. Estos mercados secundarios terminan generando un retorno en forma de más micropagos o de dinero para el usuario final, por lo que desde mi punto de vista, no acaba de ser una valoración muy acertada decir que los objetos no pueden cobrarse, cuando la realidad esta demostrando lo contrario.

El tema quizás este en que decir hoy en día que los objetos e incluso las cuentas virtuales tienen un valor económico real, provocaría que el propio sistema tuviera que actuar para regular esos mercados con impuestos o llegados a un punto, incluso dando licencias.

Por otro lado, a pesar de que esta semana Bélgica parecía haber tomado la decisión de considerarlas como tal, este fin de semana nos hemos encontrado con varios reportes contradictorios. De estos reportes sacamos en conclusión se puede sacar que en nuestro país vecino de la UE, no lo tienen demasiado claro todavía, pero que al menos se sigue investigando.

Para los que están inmersos en esta cruzada contra los micropagos y las loot boxes, muy seguramente este paso atrás de Bélgica supone una derrota después de lo que parecía ser la primera victoria en Europa. Aunque la batalla continua y desde mi humilde opinión creo que el coste en imagen para ciertas compañías ha sido muy alto.