Review / Análisis – AMD Ryzen 5 1600X

 

Hoy en OCKD volvemos con las review de procesadores AMD Ryzen, en concreto hoy vamos a analizar el nuevo AMD Ryzen 5 1600X, un procesador de seis núcleos y doce hilos de procesamiento que ha puesto su pie en medio de la gama media de procesadores, ofreciendo un procesador muy potente en multinúcleo a un precio muy razonable.

Los nuevos procesadores de AMD llegan con la nueva plataforma AM4 y mantienen el diseño PGA-ZIF con los pines entregados en el propio procesador, teniendo únicamente la placa base un socket perforado para recibir los pines. Un socket que en realidad es muy similar a los anteriores de AMD, pero que sin duda ha mejorado dramáticamente en muchos aspectos.

Este nuevo procesador llega con una velocidad de 3.6Ghz con un turbo capaz de alcanzar los 4Ghz, alberga 3MB de cache L2 y 16MB de cache L3 en su interior. En el lado más técnico, se trata de dos die Ryzen a los que se le ha desactivado un núcleo por die, por lo que básicamente se trata de un Ryzen de 8 núcleos físicamente al que le faltan dos núcleos, muy probablemente aprovechando aquellos die que tenían pequeños defectos en alguno de sus núcleos.

Este procesador ha sido fabricado a 14nm como el resto de procesadores AMD Ryzen y cuenta con un TDP de 95W, por lo que deberemos instalarlo junto a una solución de refrigeración a la altura.