Toshiba presenta sus nuevos SSD NVMe PCIe RC100, una apuesta económica para desbancar a los modelos SATA

 

La llegada del formato M.2 NVMe ha logrado añadir con bastante éxito unidades SSD de pequeño tamaño que pueden instalarse en la propia base de los equipos. Esto ha provocado que los SSD M.2 cada vez sean más habituales en muchas configuraciones de pre-montados, aunque suelen llegar con interfaz SATA o PCIe dependiendo del precio del equipo. Obviamente los SSD con interfaz PCIe son mucho más rápidos que sus hermanos con interfaz SATA, pero la diferencia radica en el precio de estas unidades, ya que las unidades SATA suelen escogerse por economía.

Toshiba quiere ofrecer tanto a ensambladores como a usuarios una nueva opción NVMe PCIe con su SSD RC100, un nuevo SSD con una interfaz PCIe 3.0 x2 en formato M.2 2242, de tamaño más reducido que los habituales M.2 2280. Este nuevo SSD llegaría con un precio superior entre un 10 o 15% respecto a los modelos SATA ofreciendo velocidades de lectura secuencial de hasta 1620MB/s y escrituras hasta 1150 MB/s. Estas velocidades se han conseguido gracias al uso de la memoria Toshiba 3D BiCS Flash TLC de 64 capas en un único encapsulado presente en la unidad.

Los nuevos SSD RC100 de Toshiba llegarán en capacidades de 120GB, 240GB y 480GB con una garantia de 3 años del fabricante. Por desgracia no se han publicado datos de durabilidad de estas unidades, precios de referencia o disponibilidad, así que habrá que estar atentos a nuevas informaciones.