Ubisoft presenta datos de ingresos que refuerzan su teoría de los juegos como servicio para el futuro de la compañia

 

Ubisoft ha presentado los datos financieros del final del tercer trimestre fiscal (cuarto trimestre de 2017) en el que curiosamente viene reforzada la idea de los juegos como servicio como un modelo de negocio más exitoso para el futuro de la compañía. Para ello, la compañía muestra un muy interesante gráfico que compara los beneficios generados por los juegos de entrega anual, contra los que siguen un modelo de DLC con contenido que va a ampliándose a lo largo del tiempo.

 

 

Como podemos ver un juego tradicional genera un 13% durante su segundo año respecto al primero, mientras que un juego con un modelo basado en servicio o de contenido DLC continuo representa para la compañía durante su segundo año un 52% de beneficios. Este modelo a largo plazo implica ver los juegos de otra manera, ya que por ahora solo hemos enfrentado el modelo de DLC y contenido que va liberándose poco a poco, pero en el futuro ya son muchas compañías las que planean modelos de suscripción para sus títulos anuales, donde recibiríamos actualizaciones supuestamente constantes.

Ubisoft tiene como ejemplos los casos de For Honor, The Division y Rainbow Six: Siege, juegos que lanzan contenidos por temporadas anuales y van actualizandose a largo plazo ofreciendo a los jugadores más cantidad de contenido según va pasando el tiempo. Claro está, que el contenido llega mayormente a aquellos dispuestos a volver a pasar por caja y eso genera ciertas polémicas ya que el precio de un título puede acabar doblándose, triplicándose o más si tenemos en cuenta todo el contenido lanzando a posterioridad.

Assassin’s Creed será el primero en abandonar el modelo de entrega anual y enfrentar muy probablemente un modelo de contenidos DLC mayor, aunque muchas compañías están viendo a los juegos de un solo jugador como el enemigo para sus beneficios, debido a que no son juegos que consiguen mantener una base de jugadores.