Una pareja estadounidense confiesa haber estafado 1.2 millones de dólares a Amazon aprovechándose de su política de reclamaciones

 

Si algo hace que Amazon sea tremendamente popular entre los compradores online es su atención al cliente y su política de reclamaciones. En España ya hemos vivido algunos casos pequeños de pequeñas trampas con este sistema, con algunos clientes que usaban esta política para devolver procesadores o tarjetas gráficas que no podían hacer un overclock por encima de la media o algunos casos donde se compraban productos para usarlos durante algún tiempo que luego se devolvían como defectuosos.

Hoy ha saltado a las noticias una pareja estadounidense que ha confesado haber estafado la nada despreciable cifra de 1.2 millones dólares a Amazon. La pareja, residente en Indiana, dice haber utilizado cientos o miles de identidades falsas para aprovecharse del sistema de devoluciones de Amazon, reclamando que los productos eran defectuosos y obteniendo nuevos que luego vendían para hacer negocio con ello.

La pareja fue detenida en el mes de mayo después de que sus actividades económicas sospechosas hicieran saltar las alarmas en el fisco estadounidense, que con la cooperación de la propia Amazon y el servicio postal nacional habrían conseguido localizar a los estafadores tras poco tiempo desde que se destapará su caso.

Es la primera vez que Amazon lleva a los tribunales a uno de sus “clientes”, los cuales con su confesión ya disponen de un acuerdo con la fiscalía en el que han acordado devolver los 1.218.504 dólares en mercancía sustraída a Amazon y aceptar la pena si esta no supera los 7 años y tres meses de prisión, la cual se dictará el próximo 9 de noviembre.

El mayor de los problemas para la pareja es enfrentarse a un delito de blanqueo de capitales por la venta de los productos y un delito de fraude postal con identidades falsas que podría llevarles hasta una pena adicional de 20 años máximos de prisión.